Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Despedida para siempre
Miér Oct 28, 2015 3:46 pm por Hakudoshi Hiragui

» Sakura Feudal [Aviso]
Mar Oct 27, 2015 3:07 am por Invitado

» Feudal Inuyasha - Crossover Inuyasha y Tsubasa Chronicles - (Élite)
Vie Oct 23, 2015 1:05 pm por Invitado

» ▬ KI NO JIKAN [BORRADO DE BOTON -REAPERTURA ELITE]
Mar Oct 20, 2015 3:18 pm por Invitado

» En la tienda 24h [Privado con Jubileus]
Dom Oct 11, 2015 9:47 pm por Eri Misaki

» El regreso de la Novata
Dom Oct 11, 2015 8:54 pm por Sebastian Castellanos

»  Destino:Algo de lo que no puedes escapar || Priv. Lycus Vitae
Dom Oct 11, 2015 2:42 am por Lycus Vitae

» ¡Cuidado que viene el lobo!
Dom Oct 11, 2015 12:28 am por Winter Wolf

» Luz de Luna. [LIBRE]
Sáb Oct 10, 2015 1:20 pm por Reine Fleur

Afiliados Hermanos
- --
-
Afiliados Elite
---------DGM: Fallen Angels- Academia Legacy--- ---
Afiliados Normales
----------

Una tarde Otoñal

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una tarde Otoñal

Mensaje por Invitado el Miér Sep 16, 2015 9:05 pm

Como era ya costumbre en Anju esta caminaba sin un rumbo fijo con los audifonos puestos en su mayor volumen, escuchando melodias de Angela Aki en esa ocasion, debia comprar algunas cosas para preparar una pasta italiana, nunca habia cocinado antes esta pasta mas se habia leeido una receta en internet de como se hacia, comprando todo en el mercado sencillamente señalaba a los que atendian que era lo que queria, puesto que si hablaba gritaria y esto no es agradable para nadie y tampoco pensaba quitarse los audifonos para hablar correctamente.

Cuando acabo sus compras encontro un puesto de helados, su apetito por lo dulce desperto y entonces si se quito los audifonos y pidio un helado doble de cereza cubierto de chocolate, busco una banca donde sentarse y dejando su bolsa de el mandado a un costado se sento a disfrutar de aquel manjar, tarareaba tranquila, era un dia demasiado soleado pero aun asi habian dicho que esa tarde lloveria los señores de el clima que pasan en el noticiero matutino, las hojas de los arboles comenzaban a desprenderse y volver el paisaje de un color otoñal, el viento comenzaba a olerse calido, algunos copmenzaban a decorar sus casas con tema a la celebracion de noche de brujas, era interesante evrlo, Anju hace mucho no festejaba nada de eso, pero le gustaba detenerse a observar a los demas.

Saco de su bolsillo una fotografia que siempre la acompañaba, de ella mas pequeña con sus padres, y suspiro, no sabia por que la guardaba se supone que los odiaba y ellos a ella, mas la llevaba consigo a todos lados, ahi meditando unos instantes mirando la fotografia entre sus manos se estuvo unos segundos, mas cuando el helado escurrio a su mano, pues comenzaba a derretirse, desperto y nego un par de veces guardando la fotografia y volviendo a saborear su helado mientras tarareaba.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde Otoñal

Mensaje por Sebastian Castellanos el Miér Sep 16, 2015 10:00 pm

Trabajar en la comisaría no era la única tarea que Sebastian tenía el deber de cumplir, puesto que vivía actualmente sólo y no tenía pensado compartir piso a corto plazo debía de ocuparse él mismo de los quehaceres y los recados del hogar, eso incluía comprar la comida de la semana y otros útiles domésticos que pudieran hacer falta. Una vez salió de la comisaría se dirigió al mercado para comprobar qué había y comprar lo necesario, no llevaba su chaqueta gris puesta aunque si la llevaba consigo, como de costumbre. Por el camino iba distraído, sin prestar demasiada atención a su alrededor aunque sí tenía cierto cuidado a la hora de cruzar las calles y de girar en la calle correcta para llegar al mercado lo antes posible, prefería llegar a su casa antes del anochecer para tener todo preparado a la hora de la cena y finalmente acostarse a dormir, o a intentarlo más bien. Al poco tiempo llegó a su objetivo y comenzó a observar en busca de lo que necesitaba o de aquello que le llamara la atención, quizá los ingredientes para una buena comida que le durase un par de días y no tener tanta prisa por comer antes de volver a la comisaría… Quizá fuesen detalles sin importancia pero él le daba muchas vueltas para no perder tiempo que podría aprovechar en el trabajo atrapando criminales o deshaciéndose del papeleo que generaban todas sus acciones, la parte aburrida pero necesaria del ser policía.

Tardó algo más de lo que había planeado pero aún era temprano, tenía tiempo de sobra para llegar a casa y guardar todo en su sitio antes de ponerse a hacer lo que tuviera que hacer, empezando por la cena y quizá una ducha fría… Si, le iba a hacer falta una ducha fría, aún cuando estaba perfectamente consciente y en total disposición de sus capacidades mentales, había estado bebiendo durante todo el día -nada nuevo por parte de Sebastian- e iba a terminar con un dolor de cabeza bastante importante más tarde. Nada como una ducha fría para refrescarse las ideas y calmar los efectos del alcohol, luego una buena cena y a dormir todo lo que le permitiera su horario, esperaba que fuesen al menos seis horas para estar lo más despejado posible al día siguiente. Estaba a punto de volver a casa cuando decidió hacer una breve parada, sentarse unos minutos y disfrutar de un cigarrillo tranquilamente, nada del otro mundo… Avanzó hasta un lugar que estaba ocupado pero con espacio suficiente para sentarse, la chica que estaba sentada parecía estar distraída por lo que no quiso molestarla y se sentó dejando un espacio entre ambos. Apenas se fijó en ella, solo se sentó, dejó las bolsas con lo que había comprado a sus pies y sacó la cajetilla de tabaco de su bolsillo, donde también tenía el mechero, tomó uno de la caja y lo encendió guardando nuevamente la caja y el mechero. Dio la primera calada con calma, mirando a su alrededor para comprobar que todo iba bien cuando su mirada se cruzó nuevamente con la chica que estaba sentada cerca de él, no se dio cuenta al principio pero había algo en ella que le resultaba familiar. Cerró los ojos mientras volvía a dar otra calada a su cigarrillo para intentar descubrir de qué le sonaba cuando una lucecita se encendió y recordó dónde la había visto.

Una vez más se giró a la chica, definitivamente era ella, la chica que había captado una de las cámaras de seguridad del museo robando un rubí… que devolvió justo después sin razón aparente. Técnicamente no había denuncia ya que el objeto en cuestión continuaba en su lugar y ella se fue de allí sin hacer daño a nadie, al menos no había constancia de violencia alguna, por lo que no tenía motivos para detenerla. En ese momento era más por curiosidad que por trabajo, quería saber por qué cogió el rubí si luego lo dejó nuevamente en su lugar. -¿Por qué entraría alguien a un museo, robaría una joya y la volvería a dejar en su sitio al momento…?- Preguntó sin más, quedaba claro que no se trataba de un hombre muy hablador ni de andarse por las ramas para preguntar algo, simplemente lo soltaba. Esperaba que la chica no decidiera salir corriendo al saber que era policía, al menos no sin responderle primero a su pregunta, realmente no había hecho nada malo por lo que no tenía razones para perseguirla ni interrogarla. Tampoco la estaba mirando fijamente mientras preguntaba, solo la miraba de reojo restándole importancia mientras continuaba fumando con calma, consumiendo lentamente el tabaco. En cuanto se acabase el cigarrillo se marcharía de ahí, esperaba que fuese con una respuesta pero tampoco era obligatorio ni iba a perder el sueño por ello.
avatar
Sebastian Castellanos
Policia
Policia

Masculino Fecha de inscripción : 15/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde Otoñal

Mensaje por Invitado el Miér Sep 16, 2015 10:25 pm

Sumergida en los recuerdos por poco no escucha la pregunta que le hicieron, no le temia a la policia, no temmia ser descubierta o apresada, le daba total igualdad por lo que miro de reojo al hombre de gabardina y suspiro y termino su helado, mientras recargaba sus codos en sus piernas y su cabeza en la palma de sus manos de manera despreocupada,seguia tarareando, el olia a tabaco y alcohol no tenia que tener gran olfato para notarlo, una sonrisa infantil se mostro en su rostro.

-Solo queria saber si era tan maravilloso poseerla como cuentan las personas, y mientras la tuve no sucedio nada maravilloso, era aburrida asi que la regrese-

Una parvada volo de un arbol a otro pasando justo frente a ellos, su corazon palpito rapido pues el aleteo de estas le tomo por sorpresa , por lo que se sento muy erguida en la banca, cuando noto lo sucedido solo rio bajo y nego ante el comportamiento que habia tenido, se peino un poco y miro al hombre policia, y acomodo su falda ligeramente, era peligroso que supiera que es una shadow por lo que guardo su dije de nota musical con el grabado shadow dentro de su camiseta y miro al cielo.

-¿Cual es la maravilla de aquella piedra?, que poderes otorga para que sea tan cotizada?-

Quizas el podia darle la respuesta a aquel acertijo, quizas ella la habia utilizado mal, no lo sabia, metio su mano a la bolsa de sus compras y saco una caja de pockys, la destapo con los dientes y abrio la bolsita metalica donde estos se resguardan, tomo uno entre sus labios y comenzo a mordisquearlo esperando a que respondiera, o quizas habia sido una pregunta muy tonta y este se marchaba, quien sabe, igual saboreaba el dulce sabor a chocolate y pan de su bocadillo preferido.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde Otoñal

Mensaje por Sebastian Castellanos el Vie Sep 18, 2015 6:14 pm

La chica no parecía sorprendida ni tenía intención alguna de huir, al contrario parecía completamente despreocupada, quizá porque no sabía que era policía o quizá es que le daba completamente igual lo que fuese, y realmente no tenía nada que temer pues no había hecho nada malo aún, pero si había podido robar el rubí probablemente pueda hacerlo también con otras cosas y eso ya le preocupaba un poco. Su respuesta si que fue extraña, la había cogido sólo para ver qué se sentía al tenerla, si es verdad que era tan maravillosa como contaban pero como no sintió nada la volvió a dejar en su sitio. Curiosa respuesta sin duda, no sabía qué clase de maravilla estaría esperando para que decidiera dejarla pero estaba claro que no le interesaba demasiado el valor que ésta pudiera tener, aún si ella no sentía nada, el saber que era valiosa para otras personas suele ser suficiente para que quieras quedártela y venderla al mejor postor. No dijo nada, continuó fumando tranquilamente y ni se inmutó cuando la bandada de aves apareció de repente frente a ellos haciendo bastante ruido con su aleteo en grupo, apenas si pestañeó pero no mostró sorpresa alguna. Al poco la chica volvió a hablar pero ésta vez para preguntarle ella a él, preguntarle por qué era tan valiosa aquella piedra si no hacía nada, lo cual causó cierta gracia en el hombre, que suspiró cerrando los ojos y expulsando el humo previamente aspirado del tabaco. -Que es bonita y poco común, cuando más bonita y extraña más cara… pero en realidad no es más que una piedra- Él tampoco era muy fan de las joyas, una piedra bonita podía encontrarse en cualquier lado sin necesidad de que fuera un rubí auténtico, ¿Qué más daba que fuera real mientras fuera igual de bonito?

En cualquier caso, su opinión no era importante, la gente seguía pagando increíbles fortunas por una piedra que sólo servía para adornar, una locura a vista del policía que prefería comprar cosas más útiles que una piedra. ¿Para qué la utilizaría? ¿De pisapapeles? Tenía uno mil veces más barato e igual de bonito, con forma de torre del reloj con un reloj de verdad, ya era más útil que la piedra pues también daba la hora. Él había resuelto su duda y ella había resuelto la suya, o eso esperaba él, de forma que ambos estarían en paz al resolver la del contrario… al menos eso creía Sebastian, era del tipo de persona que creía que las deudas eran muy feas y que siempre había que cumplir con la parte que le correspondía a cada uno, uno de esos códigos de honor que parecen estar completamente pasados de moda. Miró por un momento a la chica, no tenía nada más que decirle realmente pues como ya había pensado anteriormente, ella no había hecho nada salvo dar un buen susto al encargado de la seguridad del museo al coger la piedra con tanta facilidad, haciéndole creer que la quería robar y hasta donde él sabía no había nada en la ley sobre sustos, de ser así, habrían muchos detenidos más en Halloween. -Bueno, técnicamente no hiciste nada malo, aunque para evitar futuros malentendidos te aconsejaría que no cogieses las cosas así sin más.- Dijo devolviendo la vista al frente mientras terminaba el cigarrillo, aún le quedaba un poco pero estaba casi consumido por completo, y si no tenían nada más de lo que hablar tampoco se iba a quedar ahí sentado esperando a que ella quisiera decir algo o se marchase también.
avatar
Sebastian Castellanos
Policia
Policia

Masculino Fecha de inscripción : 15/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde Otoñal

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.