Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Despedida para siempre
Miér Oct 28, 2015 3:46 pm por Hakudoshi Hiragui

» Sakura Feudal [Aviso]
Mar Oct 27, 2015 3:07 am por Invitado

» Feudal Inuyasha - Crossover Inuyasha y Tsubasa Chronicles - (Élite)
Vie Oct 23, 2015 1:05 pm por Invitado

» ▬ KI NO JIKAN [BORRADO DE BOTON -REAPERTURA ELITE]
Mar Oct 20, 2015 3:18 pm por Invitado

» En la tienda 24h [Privado con Jubileus]
Dom Oct 11, 2015 9:47 pm por Eri Misaki

» El regreso de la Novata
Dom Oct 11, 2015 8:54 pm por Sebastian Castellanos

»  Destino:Algo de lo que no puedes escapar || Priv. Lycus Vitae
Dom Oct 11, 2015 2:42 am por Lycus Vitae

» ¡Cuidado que viene el lobo!
Dom Oct 11, 2015 12:28 am por Winter Wolf

» Luz de Luna. [LIBRE]
Sáb Oct 10, 2015 1:20 pm por Reine Fleur

Afiliados Hermanos
- --
-
Afiliados Elite
---------DGM: Fallen Angels- Academia Legacy--- ---
Afiliados Normales
----------

¡Shhhhht! [Priv. Jubileus]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡Shhhhht! [Priv. Jubileus]

Mensaje por Leonna Bardych el Lun Sep 21, 2015 4:05 pm

Las cinco de la tarde y el día gris invitaban a un café bien cargado, pena que Leo no era de ese tipo de bebidas. No le gustaba ni el olor ni el sabor, pero quizás un té sí. Por eso se decidió a levantarse del sofá, darse una ducha fría que le hiciera circular la sangre en cada rincón de su cuerpo y vestirse. No quería pasar el día encerrada en casa, la noche anterior había traído una mujer a casa de la que se encargó de echar pasadas las ocho de la mañana, ya había tenido lo que quería de la mujer y no quería más, ya le había sido suficiente y aún así, tenía varias llamadas perdidas en el móvil de dicha mujer. "Maldito el momento que le di el número..." Pensó en un suspiro de resignación, no le gustaban las mujeres pesadas.

Poco antes de las seis de la tarde, Leo estaba ya llegando a la biblioteca, se había animado a pillar algunos libros para su colección y así tener nuevos ejemplares. A pesar de que su [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] no era nada del otro mundo, no dejaba de llamar la atención, cosa de la que se encargaba de ignorar por ya estar acostumbrada. Había dejado la moto en casa, más que nada porque si llovía como parecía que iba a pasar, prefería caminar bajo ella que ir con la moto y que cualquier otra cosa pudiera pasar, ya había tenido un par de resbalones con la moto y no quería que volviera a pasar, cosas de precaución.

¡Plof!

Se le caía un libro al suelo. Iba cargada con libros, parecía una loca de los libros además, cada uno más gordo que el otro y todos de diferentes autores y géneros, incluso libros de cocina india había en esa mezcla particular que ella había hecho, pero es que consideraba lo mejor, adoraba la multitud de géneros que había. Miró el libro con arrogancia, ¿cómo se atrevía a caerse de la pila que llevaba encima? ¿que no se daba cuenta que ella no podía agacharse a recogerlo sin que se le cayera otro? frunció el ceño, estaba siendo derrotada por un simple libro que parecía que no quería irse a casa con ella.

El arte de amar...— Leyó el título del libro, arqueando una ceja sorprendida de que hubiera cogido un libro así. Eso le pasaba por no mirar siempre lo que pillaba, por eso después tenía libros en casa sin leer aún. Subió la cabeza y miró de lado a lado, en búsqueda de alguien que pudiera ayudarla, no iba a comprar ese libro, pero tampoco lo iba a dejar en el suelo, su manía por el orden no lo permitía.
avatar
Leonna Bardych
Ciudadano
Ciudadano

Femenino Fecha de inscripción : 19/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Shhhhht! [Priv. Jubileus]

Mensaje por Jubileus el Lun Sep 21, 2015 5:04 pm

Aquel día Jubileus no tenía que ir a trabajar, era su día libre y eso para ella significaba tiempo de explorar y aprender más. Había dejado todo lo que tuviese que hacer ya hecho desde temprano para poder disfrutar al máximo del día y aprovecharlo bien, una vez terminó de hacer todo pasó un rato haciendo ejercicio porque era su costumbre, se dio una ducha y buscó algo nuevo que hacer. Tenía varias opciones que escoger, podía ir al cine a ver una película en la pantalla grande y rodeada de gente con la que quizá podría hablar después, podía ir al parque a dar un paseo agradable o... ¡La idea perfecta! La biblioteca, un lugar lleno de libros que leer y donde habrían más personas a las que también les gusta leer, sabía que no se podía hacer ruido pero quizá podría hablar con alguien en bajito o al salir de allí. Esa mujer adoraba relacionarse con gente y socializar, aunque tiene sentido pues en parte había decidido llevar una vida normal para eso mismo. Echó un vistazo fuera para comprobar el tiempo que hacía antes de vestirse y decidió ponerse algo cubierto por si acaso llovía, daba la sensación de que comenzaría en cualquier momento por lo que se puso su chaqueta de invierno y salió a la calle.

Fue andando sin ninguna prisa hasta su nuevo objetivo, aquel edificio que guardaba cientos o miles de libros distintos, toda clase de historias reales o ficticias pero posibles... Jubileus se había aficionado a ese tipo de historias, todo aquello que podía suceder en la vida real aunque los personajes en si no existieran, encontrar el amor verdadero o un/a amigo/a para toda la vida de esos que se ven en las películas y en las novelas. Normalmente dirían que se trata de una "ñoña" que sueña con todas esas tonterías pero eso era porque no conocían la historia que había detrás de ese sueño, la razón por la cual deseaba vivir algo así. Pero solo debía esperar, tiempo al tiempo, por ahora lo que más deseaba era seguir aprendiendo y ser lo más humana posible... y llegar a la biblioteca para leer o comprar algunos libros. Tardó una media hora pero allí estaba, en aquel lugar tan amplio que llegaba a parecer que no se acababa nunca, comenzando a caminar sigilosamente por todo el lugar observando los títulos de los libros y su contraportada donde suelen hacer un breve resumen del mismo.

Durante algunos minutos estuvo mirando distintos libros y tomó algunos de ellos, llevando no más de tres encima escuchó un ruido sordo que provenía de su izquierda, no muy lejos de ella. Había una mujer que llevaba muchos libros y uno de éstos había caído al suelo, debía de gustarle muchísimo leer si llevaba tantos encima y pretendía llevarlos todos... espera, se había quedado quieta porque se le había caído uno de los libros y no podía cogerlo sin soltar todos los demás. Después de percatarse del problema, se acercó al libro fugitivo y lo tomó con cuidado para dejarlo nuevamente en la montaña que la mujer llevaba encima. -Llevas muchos libros, ¿Los vas a leer todos? Y yo me creía una fanática llevándome tres o cuatro- Bromeó riendo suavemente para no armar demasiado escándalo, al tiempo que leía el título del libro que acababa de dejar en el lugar del que se había caído. -¿El arte de Amar? Parece interesante.- Y lo decía en serio, le llamó la atención el título por lo que probablemente buscaría otra copia si es que la había para cogerlo también.

Tampoco quería molestar mucho a la mujer, llevaba muchos libros encima y debían pesar bastante, se echó a un lado por si ésta quería marcharse y quizá luego hablarían o si no pues otra vez sería, a veces era mejor no forzar la conversación y dejarlo estar o sólo conseguías caerle mal de primeras, y a la rubia no le gustaba demasiado la idea de caerle mal a nadie.
avatar
Jubileus
Ciudadano
Ciudadano

Femenino Fecha de inscripción : 17/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Shhhhht! [Priv. Jubileus]

Mensaje por Leonna Bardych el Lun Sep 21, 2015 5:51 pm

Parecía que los Dioses habían escuchado su plegaria interna. Pena que no creyera en ningún tipo de Dios. El ver que el libro estaba siendo recogido del suelo fue casi orgásmico para ella. "¡Ja! ¿quién gana ahora maldito ser del infierno?" Sonrió con sinceridad y gratitud, incluso en actitud infantil, realmente había sido un gustazo no tener que pedir casi ayuda y recibirla como si le cayera del cielo. Leo era una persona manipuladora y zorra en todos los aspectos, pero no por eso dejaba de ser agradecida cuando debía serlo. Al escuchar la voz dirigida hacia ella proveniente de quien había recogido el libro, prestaba atención en la joven que ahora estaba frente a ella. Ladeó la cabeza hacia la derecha con cierto interés haciendo que su cabello la acompañara y clavó sus cristalinos ojos azules en los heterócromos de la ajena con notable curiosidad, no siempre veía a personas con heterocromía, no dejaba de fascinarle dicho hecho tan común y normal como la falta o el exceso de pigmentación en el los ojos. Amplió la sonrisa.

Realmente dudo que llegue a leerlos todos, pero es de esas cosas que compras por si acaso.— Se encogió de hombros con cierta culpabilidad, admitía que muchas veces compraba las cosas por comprar o por si más adelante fuera a utilizarlas, aún así no iba a mentir para dar una apariencia que no era, pero sí que quizás de 10 libros que llevaba encima, sí que se leería al menos 7 u 8. Miró el libro que esta vez volvía a sus brazos sobre los demás y devolvía la atención a la chica.—Gracias. No sabía cómo hacerlo de forma que no tuviera que ir a dejar los libros antes para venir a recoger este.— Rió por lo bajini ante la situación tan torpe que se le había presentado, a veces se sentía terriblemente infantil con esas cosas.—Realmente lo cogí sin darme cuenta, toda mi intención era dejarlo en el lugar del que lo cogí, no acostumbro a leer ese tipo de libros. No creo en el amor del que suelen hablar.— Torció los labios en una mueca, realmente no es que no creyera, pero ella nunca lo había sentido y a pesar de que muchas mujeres por ella sí, ella simplemente lo interpretaba como un juego sexual que seguía hasta que se aburría para buscar algo nuevo.

Iba a continuar su camino cuando la ajena se apartó, más que nada porque se lo tomó como una invitación a que se terminara la conversación, normalmente siempre hay conversaciones de esas cortas en donde uno intercambia un par de frases con otra persona y ya, son conversaciones que ella conoce como vacías, porque no te aportan nada, ni te dejan indiferente ni crean una reacción que te marquen en algo. Dio un paso para continuar su camino antes de volver a detenerse en seco y volver a mirar a la chica.—¿Te interesa el libro? Quiero decir... yo de todas formas lo dejaré en su lugar o simplemente le diré a la dependienta que no lo quiero, pero si lo quieres tú, eso que nos ahorramos las dos.— Sonrió con simpatía.—¡Shhht!— Antes de poder decir nada más, una voz de fondo se escuchaba haciéndolas callar, quizás más por culpa de Leo que de otra cosa. Leo, a su vez, giró la cabeza para mirar a la señora que las mandaba a callar y asentía con la cabeza, aún así, no le faltaron ganas de gritar o hacer más ruido, odiaba ese tipo de señoras estropeaplaceres. En su expresión eran notablemente evidentes sus intenciones respecto al ruido.
avatar
Leonna Bardych
Ciudadano
Ciudadano

Femenino Fecha de inscripción : 19/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Shhhhht! [Priv. Jubileus]

Mensaje por Jubileus el Mar Sep 22, 2015 10:44 pm

La conversación, si breve, fue bastante agradable. Esperaba poco más que un gracias la verdad, aunque nunca ayudaba esperando recibir agradecimiento ni nada en general, pero en su lugar recibió algunas respuestas más que eso, lo cual si que le gustaba. Además, la chica también le siguió la broma por lo que fue bastante mejor de lo que había esperado. No esperaba que la chica continuase con la conversación después de eso, es más, ésta comenzó a avanzar cuando le dejó paso por lo que Jubileus casi se da media vuelta para marcharse también cuando de repente la escuchó dirigirse a ella nuevamente. Parece que iba en serio con eso de que no creía mucho en el amor "del que hablaban" y que no pensaba leerlo, ¿Qué significaba exactamente eso de "el amor del que hablan"? ¿De qué tipo de amor se habla? -¿Cuál es ese amor del que se habla? Es decir... ¿Existe más de un tipo de amor?- Preguntaba con verdadera incredulidad, a veces resultaba muy inocente cuando se trataba de ese tipo de cosas que solo había visto pero nunca experimentado. -Y bueno, si que me interesa el libro, si no lo vas a comprar pues deja que ya lo cojo yo.- Dijo bajando la voz, no quería volver a provocar molestia después de haber escuchado la "queja" de aquella señora.

Con cuidado de no derribar ni desequilibrar el resto de libros, tomó el que previamente había recogido del suelo y dejado cuidadosamente sobre los demás para unirlo a los que había cogido ella misma con la intención de comprar. Realmente no tenía pensado coger más por el momento hasta que hubiera leído los que ya tenía y que estaba a punto de comprar, por lo que pensó que quizá podrían ir juntas, total iban en la misma dirección y si se le volvía a caer algún otro libro podría ayudarla de nuevo. -Pues ya te acompaño si quieres, yo creo que no cogeré más y si se te cae otro libro te puedo ayudar de nuevo jeje- Si no quería pues siempre podía dejar un espacio entre ella y la mujer para no molestarla, pero que iban en la misma dirección era un hecho por lo que difícilmente podría alejarse si le molestaba o algo.

Intentaba no alzar demasiado la voz ni hacer ruido de ningún tipo, como llevaba deportivas no tenía que preocuparse del ruido al pisar pero si debía tener algo de cuidado de no arrastrar el pie pues ese tipo de calzado suele ser de goma y chirriar con fuerza cuando se arrastraba por el suelo de casi cualquier tipo. Inicialmente había ido hasta la biblioteca para adquirir algunos buenos libros, leer quizá ahí también y con suerte poder hablar con alguien pero si tenía mucha suerte a lo mejor se iba de ahí ese día con una nueva amistad. Para Jubileus entablar una nueva amistad era mejor que cualquier premio material o en metálico, ella no disfrutaba de ese tipo de cosas aunque por su puesto no le diría que no a una reserva de helado de vainilla de por vida.
avatar
Jubileus
Ciudadano
Ciudadano

Femenino Fecha de inscripción : 17/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Shhhhht! [Priv. Jubileus]

Mensaje por Leonna Bardych el Jue Sep 24, 2015 12:23 pm

Ante la pregunta de la menor, Leo se quedaba pensativa por un momento, escogiendo las palabras adecuadas para poder expresarse de la forma más entendible posible, porque no todo el mundo solía entenderla y menos en esos temas.

Sí mujer, ya sabes, eso del amor verdadero. Te enamoras de alguien por quien matas y mueres y vives feliz a su lado hasta envejecer y morir. Yo no creo en eso, para siempre es demasiado tiempo como para que ames a alguien de esa manera tan... ¿pura?— Hizo un gesto con los hombros para quitarle peso e importancia al asunto, ella nunca fue de decir un "te quiero" y menos aún "siempre estaremos juntas", eso eran cosas que salían de su forma de ser y hacer, ni siquiera tenía curiosidad por ello. Que bien le iría enamorarse alguna vez.

Dibujó una pequeña sonrisita cuando la ajena volvió a tener el libro entre sus manos, Leo había conocido a varias que sí creían en ese tipo de amor y vivían en una burbuja en dónde esperaban una princesa de ensueño. Leo solía ser esa princesa hasta que se aburría, porque sin interés no seguía jugando y jugar a un juego que no le divertía no le aportaba nada.

Asintió con la cabeza ante su ofrecimiento y una vez más se dispuso a caminar, asegurándose de que la ajena fuera a su lado o al menos ligeramente más atrás, pero que en cuestión fuera con ella, vaya.—Gracias.— Musitó en tono normal, parecía que no le interesaba continuar con el tono bajo de voz y menos aún ahora que se disponía a irse. Giró la cabeza y pudo ver como la señora las seguía con el mirar, lo que le provocó un notable placer haciéndola sonreír de forma amplia y a la vez burlona. Pequeño demonio. Una vez delante de la dependienta que esperaba paciente detrás del mostrador, Leo posaba todos los libros a un costado, más que nada para no aguantar más peso y así mirar a la rubia, esta vez con más atención de la que tenía antes, quizás por estar pendiente de que no se le cayera ningún otro libro no se había podido fijar en algo más allá de sus ojos heterocromáticos. Era guapa, no el tipo de mujer en el que se fijaba, pero muy guapa. Además que no le sacaba mucha altura y era divertido no tener que bajar tanto el mirar para encontrarse con los ojos de alguien. Comenzaban a gustarle las gafas.—Tú primero, que llevas poquitos y no tienes porque esperar tanto.— La dependienta miraba a la rubia en espera de que reaccionara, se notaba su aburrimiento y ganas de hacer algo por fin, porque a pesar de que alguien sí podría ir a comprar, se pasaba más rato sin hacer nada que haciéndolo. Leo lo había visto en su expresión corporal. Se apoyó en el mostrador, divertida, a la espera de que cobrara a la rubia. Pensaba que se iban a despedir ya allí, pero realmente no fue una miniconversación desagradable y muy por sus adentros admitía que no le importaría seguir, no estaba mal hablar medianamente bien con alguien sin que hubiera segundas intenciones de por medio, al menos no de momento y por su parte, aunque realmente dudaba que también lo hubiera por la ajena, quizás por eso se sentía cómoda.

Spoiler:
¡ESTOY INDIGNADÍSIMA! No me salía que me habías respondido y cuando pasaba por el índex, seguía saliendo mi nombre como última posteadora, hoy porqué entré en el post, si no ni me entero Dx
avatar
Leonna Bardych
Ciudadano
Ciudadano

Femenino Fecha de inscripción : 19/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Shhhhht! [Priv. Jubileus]

Mensaje por Jubileus el Lun Sep 28, 2015 5:52 pm

La rubia se entristeció ligeramente ante las palabras de la recién conocida, resultaba algo triste ver gente que no creía que el amor verdadero fuese real. Jubileus había podido comprobar en múltiples ocasiones que si existía, el problema era que muchas veces se confundía un sentimiento de aprecio o el simple deseo sexual con el amor, pero claro, eso no podía decírselo, "yo he visto innumerables parejas que demuestran que es posible a lo largo de mi vida como dios", pues va a ser que no. -Oh, vaya... ¿Por qué crees eso, si no es indiscreción? Yo creo que es posible, solo que difícil de encontrar.- Se trataba de una de esas cosas que parecían suceder de manera aleatoria e imprevisible, simplemente aparecían sin más y nunca podías saber si sucedería antes o después, sólo podías esperar. Había quienes encontraron el amor verdadero con apenas dos décadas y había quienes tuvieron que esperar un par de siglos, que tardase en aparecer no significaba que fuese del todo imposible.

La contraria asintió ante su proposición, por lo que comenzó a caminar a su lado hasta llegar al lugar en que se encontraba la persona encargada de comprobar y cobrar los libros que se sacaban de aquel lugar, con un aspecto de aburrimiento extremo que, con solo verla, le estaba aburriendo a ella también. Tanto le afectó que por un momento había olvidado que estaba acompañada y de que la dependienta estaba esperando a que ésta reaccionase para cobrarle los libros que había cogido. En cuando se dio cuenta, se adelantó un poco y posó sus libros sobre la mesa junto a la chica a la vez que se disculpaba por haberse quedado atontada mirando a ninguna parte, mientras ésta iba cogiéndolos y todo eso, Jubileus volvió a mirar a la mujer. -Gracias, aunque no me hubiera importado esperar un poco, tampoco tengo prisa por ir a ninguna parte.- Continuó hablando bajito y riendo levemente por lo que acababa de decir, aunque era cierto, no tenía prisa puesto que nadie le esperaba ni había hecho grandes planes, probablemente llegaría a casa y pondría la tele mientras leía alguno de los libros porque sabía que no pondrían nada interesante que ver, y sin embargo, tenía que encenderla.

Esperó a que la chica terminase de pasar los libros y le diera el precio total para pagar, luego se apartó un poco para que la mujer que le acompañaba pudiera hacer lo mismo pero se quedó ahí quieta, podría haberse ido desde ya puesto que no esperaba continuar mucho más con la conversación -aunque le hubiera encantado que si-, pero quería al menos despedirse decentemente. Además, si la mujer también salía del edificio podrían salir juntas y separarse cuando cada una llegase a su destino o algo así, al menos de esa forma podría extender un poquito el tiempo que podían pasar hablando de cualquier cosa, hacer una amiga quizá que nunca viene mal...

avatar
Jubileus
Ciudadano
Ciudadano

Femenino Fecha de inscripción : 17/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Shhhhht! [Priv. Jubileus]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.